Elige estilo:

Autor Tema: [ANIME] Kill la Kill, de Studio Trigger  (Leído 799 veces)

Joserra

  • Administrator
  • Nefelibata Pro
  • *****
  • Mensajes: 323
  • Karma: +9/-0
    • Ver Perfil
[ANIME] Kill la Kill, de Studio Trigger
« en: Marzo 17, 2014, 01:47:21 pm »
Podríamos definir Kill la kill como una muestra posmoderna de la cultura audiovisual japonesa. O directamente como una locura que nunca sabes si es una parodia o si se está tomando en serio a sí misma. Lo mismo me da, es brutal.

El argumento es estilo Naruto y shonens del estilo, mezclado con la típica serie de instituto y abundantes dosis de estupefacientes. La Academia Honnouiji está gobernada con mano de hierro por la Presidenta del Consejo estudiantil que otorga trajes Goku con poderes a los alumnos que considera dignos. Los trajes de una estrella otorgan fuerza, agilidad y resistencia sobrehumana, los de dos están más personalizados y son para los presidentes de los distintos clubs (por ejemplo, el de tenis, el de boxeo...) y los de tres son para los Cuatro Acólitos más cercanos a la presidenta. Así se hace una especie de dictadura dentro del instituto.

Pero un día llega una alumna nueva que tiene media tijera gigante que usa como espada (sí, media tijera gigante) buscando al asesino de su padre (que utilizó esa media tijera gigante y escapó con la otra media). Todo indica que la asesina es la presidenta. Pero para poder luchar contra los trajes Goku necesita algo más. Así que con la ayuda de un misterioso profesor descubre un uniforme que habla, se alimenta de sangre y la deja casi en pelotas, pero le da mucho más poder que cualquier otro...

Creo que pocas veces puedo decir esto, pero... No sé por dónde me van a salir a la próxima. Es todo tan excesivo que pasas cada capítulo desencajando la mandíbula con lo que vas viendo. Es como las series que veías de pequeño por la mañana con cereales, pero para pasar la resaca. Una muestra de lo que es la serie ocurre en el minuto 3 del primer capítulo:
https://www.youtube.com/watch?v=Xjx6Az4LTno

Y a partir de ahí, todo aumenta. Imprescindible, sin duda.