Elige estilo:

Autor Tema: Simetrías rotas, de Steve Redwood  (Leído 1207 veces)

Entropía

  • Global Moderator
  • Nefelibata Senior
  • *****
  • Mensajes: 132
  • Karma: +2/-0
    • Ver Perfil
Simetrías rotas, de Steve Redwood
« en: Octubre 31, 2013, 09:08:33 pm »
Este es el primer libro de Sportula que leo. Físicamente está muy bien, aunque la sangría de primera línea es excesiva (parece una pijada pero en algunos momentos dificulta la lectura). En cuando a los relatos, me dejan un sabor agridulce.

El problema es que a mí no me van las parodias. Me gustan los relatos con humor, pero no los relatos de humor, no sé si me explico. Puede parecer interesante leer una historia donde Esperanza Aguirre es una satánica que prepara el fin del mundo, pero cuarenta páginas de jiji-jajá con una trama sin pies ni cabeza se me antojan excesivas. Y así unos cuantos.

Aun así contiene excelentes relatos como María 8, El nido, Sacrificio o Hasta la última generación. Igual hubiese sido mejor separar los relatos serios de las parodias en dos tomos. O no.

Saludos,
Entro

iulius

  • Administrator
  • Irremisiblemente de-generao
  • *****
  • Mensajes: 894
  • Karma: +22/-0
    • Ver Perfil
    • el blog de iulius
Re:Simetrías rotas, de Steve Redwood
« Respuesta #1 en: Noviembre 01, 2013, 03:50:53 pm »
Puede parecer interesante leer una historia donde Esperanza Aguirre es una satánica que prepara el fin del mundo...

oigan, oigan, para hablar de literatura realista búsquense otro foro
Experto en redactar firmas absurdas y estúpidas como ésta.

Entropía

  • Global Moderator
  • Nefelibata Senior
  • *****
  • Mensajes: 132
  • Karma: +2/-0
    • Ver Perfil
Re:Simetrías rotas, de Steve Redwood
« Respuesta #2 en: Noviembre 02, 2013, 10:38:23 am »
oigan, oigan, para hablar de literatura realista búsquense otro foro

No, si ése es el problema, que el retrato de nuestra bienamada lideresa no es realista, y lo mismo con otros relatos. Es decir, me vale un planteamiento irreal siempre que luego los personajes actúen de modo coherente a su irrealidad, pero no cuando todo es cachondeo. Es parecido a la diferencia entre una comedia y una película de gags.

Saludos,
Entro